martes, 25 de julio de 2017

Muy flamenca.

Me pidieron un broche flamenco. Flamenco del animal, no del cante y el baile. Y desde ese día, todo lo que me rodea son flamencos. En camisetas, en tazas, en juegos de sábanas, flotadores y en cojines. No sé si estarán de moda o es que mi ojos ahora prestan más atención en el tema. Pero la verdad es que últimamente estoy yo muy flamenca. 




Ya os lo dije, estoy muy flamenca.

Muchas gracias por vuestra compañía. 

jueves, 20 de julio de 2017

Marcos en la playa.

Hola, esta semana continuamos en la playa con un conjunto para Marcos. Como siempre, toalla decorada con su nombre, mochila hecha a partir de una toalla de lavabo y neceser (en esta ocasión un poco más grande de lo habitual para que quepan los pañales de Marcos).


Casi desde el comienzo de mis gotas, Trini ha confiado en mí así que ya la conozco bastante. Por eso sabía que esta tela llena de nenes jugando en la playa le iba a encantar.


Reproduzco siempre el mismo patrón y, a raíz de la experiencia, hago ligeros cambios que mejoran el resultado.



A Trini le gustan los bolsillos así que este gran bolsillo del exterior y otro más pequeño del interior le vendrán muy bien.



De momento sigo haciendo las letras de las toallas con festón a mano, aunque cualquier día las comienzo a hacer a máquina con el zig zag, pues he practicado y ya me gusta cómo me quedan. 


Para los forros de mochila y neceser este piqué celeste con soles blancos es perfecto.



Como veis, una vez guardada la mochila sigue habiendo mucho espacio para guardar más cosas. 

Muchas gracias por vuestra compañía y hasta pronto. 

miércoles, 12 de julio de 2017

Nos vamos a la playa.

Hoy nos vamos a la playa, que el calor aprieta y es lo que apetece. Nos vamos a la playa con Paula, que es mi modelo. Mejor yo hago de fotógrafa, que con mi blanco nuclear no luce mi nuevo conjunto playero (o piscinero). Pero ella está muy morenita y con esa sonrisa, no se necesita nada más. 


Tenía guardada la tela de las casetas desde hace un par de años, con ella hice un conjunto de toalla, mochila y neceser (aquí lo puedes ver) . Como me gustó mucho compré de más para hacerme algo. Y ese algo ha sido mochila, cesta, neceser y monedero. 


A veces me resulta cómoda la cesta y en otras ocasiones me interesa más la mochila y tener las manos libres, así que me he preparado ambas cosas. 


El neceser tiene el tamaño justo para cremas, pañuelos y algo más, que suele ser poca cosa. Y el monedero con cierre snap a mí me resulta imprescindible para llevar algo de dinero. 


Fue un día de playa bonito, muy bonito. Gracias Paula, no sé cómo se denomina el parentesco con la hija de un primo del marido, pero no hacen falta palabras cuando hay cariño de por medio. 

Muchas gracias por vuestra compañía. 

viernes, 7 de julio de 2017

Canastilla para Martina.

En el verano de 2014 Carmen se puso en contacto conmigo para que le hiciera unos detalles para la boda de su hijo y complementos para ella como madrina (pincha aquíaquíaquí y aquí si tienes curiosidad). Casi tres años después se ha vuelto a acordar de mí con motivo del nacimiento de su primera y preciosa nieta diciéndome algo tan bonito como: "mi madre me hizo cuando mis hijos nacieron unos arrullos de tela y felpa, ¿me podrías hacer uno para mi nieta y algunas otras cositas lindas que su abuela no sabe hacer?" 

Hemos escogido para la canastilla una tela vaquera que le da un toque diferente muy bonito. Combinada con telas en tonos suaves he conseguido lo que pretendía: un conjunto que no fuera simétrico, que no fuera una tarta de merengue de cuatro pisos, jaja, pero que todas las piezas tuvieran unidad y armonía. 

Las fotos desmerecen totalmente el resultado, no he conseguido plasmar tal como realmente ha quedado, pero en esta ocasión nos vamos a tener que conformar. 


La canastilla está compuesta por: portadocumentos, bolsa pañalera, cambiador, arrullo, babero, bandana, chupetero, bolsa chupetero y taleguilla. 

Todo está personalizado con su nombre o inicial, pero no todo realizado con la misma técnica, en ocasiones con bordado a mano y en otras con bordado al trapo. Así también conseguía esa asimetría que me interesaba. 

Las telas que he usado en todo el conjunto como complemento a la vaquera son similares en tonos pero nunca iguales, forman armonía asimétrica, como yo digo. 
Empezamos por el portadocumentos. A Carmen le gustó mucho el de Álvaro y Claudia (lo puedes ver aquí), así que decidí escoger nubes y estrellas como motivo a repetir en las distintas piezas. 

El interior con sus 6 habituales bolsillos. 

El portadocumentos va guardado en esta funda plastificada.
Seguimos con los dos tipos de baberos que he preparado, con felpa (rizo) por la trasera. 





El cambiador lo he hecho siguiendo el tutorial de Lucilú. La tela impermeable es 100 por 100 poliéster. 





Seguimos con la taleguilla. 



La bolsa pañalera.



El chupetero y la bolsita chupetero. 



Y por último, el arrullo. 


Para guardar el arrullo también hice una bolsa tipo sobre donde se podrán guardar muchas más cosas. 

El arrullo lleva una cara de felpa o rizo de primera calidad.

La bolsa del arrullo cierra con snap, al igual que la bandana, el portadocumentos o la bolsa pañalera. 
Qué suerte tiene Martina de tener una abuela que elige cosas tan lindas.

Muchas gracias por vuestra compañía. 

viernes, 30 de junio de 2017

Bodas de Oro.

Los padres de unas amigas han celebrado las Bodas de Oro y de una conversación salió una bonita idea para yo coser y ellas regalar. 

Me pasaron fotos de los homenajeados para que yo preparara una caricatura de ellos dos, y junto con un texto bordado compusieran un cuadro enmarcado en bastidor. 

Ha quedado un regalo simpatiquísimo que les ha encantado, pero más simpática es la foto que me mandaron en tiempo real y casi más disfruté yo que ellos. 


¡No me digáis que no forman una pareja preciosa! 

Aquí os enseño el bastidor para que lo veáis bien. 



Por la parte de atrás ha quedado cuidadito, que no se vea nada feo. 


Y en esta última imagen podéis ver la foto en la que me inspiré para hacer mi particular versión de Vicente y Lolichi, esta simpática pareja que ha cumplido 50 años juntos, ¡¡y los que quedan!! 
Muchísimas gracias por vuestra compañía. 

sábado, 24 de junio de 2017

Regalos de fin de curso.

El último delantal cuentacuentos que hice, dedicado a "La Bella y la bestia", fue un auténtico gozo para mis manos y mis sentidos. Si recordáis, disfruté muchísimo ingeniando cómo reducir lo esencial de la historia en un delantal como decorado de las marionetas de dedos que acostumbro por hacer. Era difícil superarlo, pero por la carga emocional que ahora os cuento, el delantal que hoy os enseño ha sido enormemente gratificante. 

Se trata de "La pequeña oruga glotona" de Eric Carle. Magnífico álbum ilustrado por sus bellísimas ilustraciones y su magistral manejo de conceptos y vocabulario. Es usado frecuentemente en escuelas infantiles pues permite trabajar con los pequeños de una manera amena. Yo misma lo he usado en multitud de ocasiones como instrumento de fomento de la lectura en bibliotecas, ferias del libro y colegios de mi provincia. Hacer el delantal ha sido reencontrarme con aquellos años de kilómetros, compañeras, cuentos, caras ilusionadas y manos manchadas de témperas. 


He usado fieltro blanco, al igual que las páginas blancas del libro. He reproducido lo esencial de la historia, con el sol y la hoja verde que quitó el dolor de barriga de la oruga. 


El bolsillo sirve para guardar los distintos materiales del cuento y reproduce las guardas del libro, que Carle hizo con trocitos de papel perforados. El autor usa a lo largo de toda la historia este recurso gráfico y didáctico que yo he intentado asemejar con los lunares de las telas. 


La historia narra la vida de una pequeña oruga que nace un domingo por la mañana y se dedica a buscar comida nada más nacer. 


Intentando ser fiel al cuento, he usado rotuladores textiles para conseguir algunos efectos que con las telas por sí solas era imposible. El collage usado tan frecuentemente por Carle en su obra, me ha permitido tratar las telas casi como si fueran papeles. 

Desde la manzana que se comió el lunes, las dos peras del martes o las cinco naranjas del viernes, todo lo he pasado del papel a la tela. Con velcro en la parte de atrás para adherirse al fieltro del delantal. 






Recursos ingeniosos y sencillos para enseñar los días de la semana (tanto los nombres como lo que implican de ocio y trabajo) o los números, sin didáctica aburrida. Y es así que el sábado es un día festivo para la oruga, que se zampa tanta comida, que terminó con dolor de barriga. 



Después de comerse la hoja, la oruga se sintió mucho mejor y dejó de ser pequeñita, para pasar a ser grande y gorda. 



Se construyó una casa alrededor y se quedó encerrada allí durante más de dos semanas. 


Así que hice un capullo donde nuestra amiga se escondiera. 


Hasta que empujó y empujó hacia fuera y...


Se convirtió en la mariposa más hermosa que he visto nunca. 

Nuestra oruga come tanto que el delantal  y el bolsillo casi se llenan por completo. 




Y como sabéis que me gustan los detalles. os enseño algunos de ellos. 

Una cuerdecita en el salchichón y la salchicha.



Una tela super apropiada para el cucurucho del helado. 


O  un bies de lunaritos que nuevamente recuerdan al recurso del cuento. 


Como mis delantales son reversibles, la parte de atrás la he hecho con loneta azul marino y otro bolsillo. La superficie lisa permite personalizarlo con los nombres de los niños, de la maestra o de la escuela, según prefiera el grupo de mamis que me pide que realice este regalo de fin de curso al profesorado de nuestros colegios. 



Hoy mismo se están entregando algunos de estos delantales. Junto con otros que ahora os enseño, forman una colección con la que estoy encantada. Espero poco a poco ir ampliando repertorio, siempre gracias a las geniales ideas de quienes me escriben a unasgotasderocio@gmail.com. 

Si recordáis, la historia de los tres cerditos ya la preparé el año pasado (pincha aquí). Este año he hecho algunas ligeras modificaciones y Anamy nos las enseña. 





Siempre se agradecen los regalos personalizados.
El bolsillo es muy útil para guardar objetos y tener las manos libres durante la narración. 



Y como no podía ser de otra manera, también me han reclamado Caperucita este año (la del año pasado la puedes ver aquí). La niña de caperuza roja me sigue regalando buenos momentos. 





Y con este simpático lobo disfrazado de abuelita, que de feroz tiene poco, me despido y os doy las gracias por vuestra compañía. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...